El uso de Glyphosate hace se encuentren residuis en la leche materna en la Unión Europea. Entre nosotros el mayor problema será que ocurrirá lo que pasaba en Paraná en los 80s con la desecación de la soja y los niveles del Mal de Parkinson

Sebastiao Pinheiro.

Una de las importantes autoridades en el mundo del Agribusiness es el Dr. Ian Heap que pode ser encontrado en el http://www.weedscience. Él presenta en cuadro catastrófico de infestación de “malezas” resistentes que surgieron en el mundo y esto es una calamidad internacional pues impide el cultivo en las tierras más fértiles de Canadá y EEUU donde los biotipos están ya arriba de los 45 tipos de especies distintas.

Según la revista Farm Industry News hay más de 300 millones de hectáreas infestadas con esas malezas resistente a Roundup® (Gliphosate®, Glifosato) cerca de 100 millones solo en los EEUU. La única materia periodística que salió en Río Grande del Sur hace más de año, fue en el periódico de la Zero Hora (Red Brasil Sur de Comunicaciones), sin embargo no traía connotación de advertencia, riesgo o cuidado era más una anticipación en el interés de las empresas. En el periódico hoy vuelve a la carga y deparamos con su anuncio “institucional” bajo el nombre de noticias (posiblemente deseando un “Breaknews”) HERBICIDAS LIBERADOS.

Bajo la portada AGROTÓXICOS, tienen ley contestada deparamos con pretensa disputa burocrático-jurídica: En los estados Río Grande del Sur, Paraná, Mato Grosso del Sur, Mato Grosso, Goiás y Tocantins ya tenemos hoy centena de millares de hectáreas impropias para el cultivo de soja, por la presencia, según el renombrado Dr. Ian Heap de más de 11 biotipos de “malezas” resistentes al Rounup®, Glyphosate®, creadas por el uso del herbicida.

Las primeras preocupaciones del ejecutivo y del judiciario deberían ser por la responsabilidad por la creación del problema y su sometimiento legal, además de las autoridades (CTNBIO) que avisadas, sabían que eso iba ocurrir y no tomaran las providencias pertinentes.

Entonces tenemos el disfraz, la mascarilla, una empresa oportunista desea registrar entre nosotros el uso de su herbicida “Paraquat” y “Deiquat” para solucionar el problema creado por el otro herbicida. En Argentina tuvimos ya en los en 2000 el registro de esos productos para combatir la soja “guacha” que no era quemada por las heladas en invierno y por tener un contenido de más de 27% de lignina sobrevivían todo el periodo impidiendo el plantío de cultivo mínimo. De allá para hoy hay en EEUU y Canadá en las áreas de canola, maíz y soja transgénicos el uso intenso del herbicida a base de Paraquat (Gramoxone, Gramoxil), apodados de Guarda Espalda del Roundup. Pero en esos países no es permitido el uso de esos productos por cualquiera agricultor, siendo necesaria una licencia especial de habilitación tras aprobación en un curso de 400 horas.

En los EEUU quedó muy conocida la campaña contra la desecación de Marijuana (Cannabis sp) con Paraquat pues provocaba fibrosis irreversible de los pulmones de los drogadictos, con la recomendación del FDA en 1968 del Paraquat Test (Ditionato de Sodio) que era distribuido por las farmacias del país para sofocar la epidemia.

En Brasil el Paraquat fue prohibido de comercialización mismo con la Recepta Agronómica en 1987 por no tener antídoto, pues no hay en el mundo un caso de intoxicación (oral) que no tenga resultado en muerte. En algunos países el uso de Paraquat por suicidas llevó a su prohibición como consta en la Guía de Secretaria General de las Naciones Unidas de 1984) lo que llevó después de dos suicidios en la Sierra Gaucha y el desastre en Osório de un niño que tomo el líquido de una botella de Coca-Cola (Paraquat tiene el mismo color de la Coca Cola) y murió provocando una conmoción el todo el Río Grande del Sur a la época, por eso el Ministro de la Agricultura Pedro Simon firmó la Portaría 387 de septiembre de 1985 a pedido de Magda Renner y Giselda Castro impidiendo sus ventas en el país.

Con el advenimiento de la OMC no hay país de origen para agrotóxicos pues sus patentes son suizas, británicas, alemanas o norte-americanas pero su fabricación (origen) es china, lo que crea otro y más grave problema que son las impurezas tóxicas presentes en el Paraquat chino.

Lo que pasa hoy es que la empresa Syngenta (y otra) utilizan un revendedor Cooperativa y el vehiculo de comunicación presta el servicio para que todos en pocos días se abastezcan con el herbicida y solucionen el problema que representa poco más de cincuenta millones de dólares. Dentro de un mes o más esa liminar es cazada y entonces la ley y el orden están en sus lugares.

En todo el mundo hay alta intolerancia, saqueos, linchamientos y revueltas y la tendencia es crecer hasta el nacimiento del Estado Nacional Híbrido del Siglo 21.

El problema del uso de Glyphosate hace con que en la leche materna se encuentre residuos en la Unión Europea. Entre nosotros el mayor problema será volver a ocurrir lo que se pasaba en Paraná en los años ochenta con la desecación de la soja y hoy los niveles del Mal de Parkinson es una epidemia en el país.

El país el primer consumidor de agrotóxicos en el mundo y todos hacen una campaña denunciando eso, sin preguntarse como EEUU que tiene una agricultura ocho veces mayor que la nuestra es el segundo y luego será el tercer consumidor, mientras en las vacas sagradas los “profesores” que prestan servicio, como la prensa, diciendo que hay que flexibilizar las leyes. La solución del problema es otra como se puede ver en la foto.

10307167_576329842486591_4743292932970286033_n 10338861_576329885819920_1674995474086266084_n

Anuncios