Como ayer, aún hoy el tabaco es el peor tipo de servidumbre en la agricultura

Sebastiao Pinheiro.
Tengo un grito del corazón sobre una verdad histórica que necesito esclarecer. Como todos estudiamos en la secundaria, y también, en la universidad que los británicos se acostumbraran a tomar té en función de un enfermedad fúngica, la roya Hemileia vastatrix, que atacó sus plantaciones de café en Ceilán (hoy Sri Lanka) después de 1860. Anteriormente, en Londres el hábito era tomar café que desde la restauración Stuart (1660) crecieron las coffee houses y la corona monopolizaba el comercio internacional del café (junto con franceses y holandeses). Solamente después del surgimiento de la roya es que expandió el hábito exótico de tomar té por vuelta de 1870.

En las colonias británicas en América del Norte no había producción de té y el consumo igual que en la sede era de café, que aún es alto y común mismo en los días de hoy. En mis clases de historia de la Independencia de las 13 colonias aprendí que las tasas y aranceles cobrados en los embarques de té llevaron a que los pioneros revoltosos disfrazados de indígenas echasen al mar los cargamentos de té de la corona…

Jamás encontré una línea sobre que los bultos tirados al mar eran de hojas de tabaco, que ya estaban listo para el transporte hacia Londres. Por el valor del tabaco eso significaba un perjuicio gigantesco, por ejemplo había una empresa de Virginia instalada en Londres para la comercialización del “Golden Virginia” como puede ser visto en la foto.

John Rolf se casó con Pocahontas, hija del cacique y consiguió empezar a producir tabaco en Virginia para la corona. Los colonizadores lo siguieron, pero no tenían autonomía para sembrar la cantidad de tabaco que deseaban y el permiso era pago por planta de tabaco y tenía un control de la corona británica hecho a mano de fierro para evitar la sobreproducción, pues hojas de tabaco era la moneda más común para el trueque por esclavos. La revuelta de los colonizadores entre ellos Thomas Jefferson y George Washington, padres de la patria, ganó dimensión pues con mayor área sembrada tenían mayor producción y también mayor acceso a esclavos para el trabajo en las plantaciones de tabaco en un ciclo económico virtuoso.

En la otra foto tenemos un listado de las cantidades y productos de la colonia en el año de 1778 y salta a los ojos el valor de las hojas de tabaco casi 70% del total en valor para una pequeña cantidad.

No sé el por qué de se escatimar la verdad, pienso que podría ser por razones ético-morales ya que no es sencillo ni fácil explicar que las razones para luchar por la libertad y autonomía estaba en el derecho de comprar más esclavos.

En el libro “Tabaco la moderna Servidumbre” resultado de la disertación de maestría de Guilherme Eidt que tuvo nuestra colaboración esta toda la estructuración de la cadena de Agribusiness del Tabaco que empieza con las empresas de las Trece Colonias y se complejo día a día mismo después de la independencia con una gran intimidad entre los norte-americanos y británicos en los negocios nacionales (inversiones, créditos, infraestructura, regulación de oferta, control de precios internacionales etc. de gran expertise de los británicos y que llegó a nuestros días.

Es ignorado que en la mayoría de los países del mundo antiguo para el cultivo del tabaco se requería una autorización gubernamental (real). Por ejemplo, eso perduró en España mismo después de la Guerra Civil. Y en sus ex-colonias Cuba y Puerto Rico continuó bajo la tutela de los EEUU.

En Brasil el cultivo del tabaco estaba situado en el estado (provincia, departamento) de Bahía y la creación de la primera facultad de agronomía en la región de Cruz das Almas fue en función de su necesidad. Por eso vamos a tener en la bandera nacional del imperio un ramo de caña de azúcar ladeando con el ramo de tabaco en el escudo portugués-brasileño. En la declaración de la República el ramo de caña fue sustituido por el ramo de café que perdura en nuestros días. Pero hay algo muy absurdo, pues siendo el tabaco el mayor rubro recaudador de impuestos nacionales no existe el Centro Nacional de Investigación en Tabaco en la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria – EMBRAPA; Ni a la extensión rural oficial es permitida la asistencia técnica a los cultivadores de tabaco, donde desde el imperio hay una cadena productiva controlada a mano de fierro por el consorcio norte-americano-británico. Donde por ejemplo el crédito del banco nacional no es ofrecido al agricultor, pero monopolizado por la empresa que lo adquiere en el banco al por mayor y lo repasa al campesino cobrando tasas, aranceles y imponiendo una cadena de compra de insumos (abonos químicos, agrotóxicos, tecnología etc.) donde nadie en el país puede intrometerse pues es una cadena cerrada de altísima rentabilidad.

En los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial los nazis tenían que el tabaco era maléfico a la salud y empezaron a hacer sus hibridaciones para disminuir el contenido de nicotina en el cigarrillo y cigarros habiendo en Alemania un promedio inferior a 0,75% de nicotina presente en ellos. En los EUA los índices fueron creciendo año a año y en el gobierno de Jimmy Carter (sudista de Georgia) fue permitido aumentar estos valores hasta 3,5% de nicotina. Con la ingeniería genética tres biólogos moleculares crearon los tabacos Y1 y Y2 que tenían hasta el máximo de 12% de nicotina. Pero nuevamente por razones ético-morales no fue permitida su siembra en los EUA y la empresa (Brown Willianson) BAT recurrió a la embajada brasileña en Washington donde el embajador Marcílio Marques Moreira hizo el reconocimiento de la patente de las dos creaciones en el territorio nacional, substituyendo la función del Instituto Nacional de Patentes Industriales INPI. Algunos kilogramos de esas semillas fueron introducidas clandestinamente en el país en el inicio de los años 90 y cultivadas seguidamente sin que nadie supiera en los tres principales estados de la federación, como fue comprobado por el periodista yankee Tedd Lewan, de Associated Press galardonado internacionalmente por las materias que hizo, con nuestra colaboración. No hubo una manifestación siquiera de las autoridades (CTNBIO) y gobierno, sin embargo tenga el Tratado de Cartagena sido infringido.

Como ayer, aún hoy el tabaco es el peor tipo de servidumbre en la agricultura.

10277515_574295876023321_7556319026269826657_n 10305070_574295962689979_5798341539502602039_n

 

Anuncios