Falleció Andrés Carrasco, el científico argentino que enfrentó a la multinacional Monsanto

verdadCon más de 30 años de carrera, el Doctor Andrés Carrasco realizó descubrimientos muy importantes sobre el efecto devastador del glifosato, el famoso pesticida Roundup de la multinacional Monsanto, que lo llevaron a iniciar una dura lucha contra poderosas corporaciones.

Fue un experto en desarrollo embrionario y dedicó gran parte de su trabajo a demostrar la forma en que los neurotransmisores afectan la expresión genética en los vertebrados.

En sus últimos años dedicó su trabajo a la investigación sobre el glifosato en el cual concluyó que inyectando en embriones dosis muy pequeñas de glifosato se pueden cambiar los niveles de ácido retinoico, que provoca los mismos trastornos en la espina dorsal que se están registrando en las comunidades donde se utiliza este herbicida.

El ácido retinoico es una forma de vitamina A que es esencial para combatir el cáncer, y es fundamental en el proceso de las células embrionales para que se desarrolle correctamente la formación de órganos y extremidades.

La militancia

Sus estudios fueron muy criticados por las autoridades argentinas, pero han permitido que los gobiernos latinoamericanos implementen estrictos límites al control y uso de pesticidas.

En una entrevista que le hizo el periodista Darío Aranda de Página 12, Andrés Carrasco expresa “No descubrí nada nuevo. Digo lo mismo que las familias que son fumigadas, solo que lo confirmé en un laboratorio”.

En dicha entrevista el periodista afirma que Carrasco se ganó muchos enemigos y denuncia al diario Clarín y el diario La Nación de haber lanzado una campaña en su contra porque no podían permitir que un reconocido científico pusiera en cuestionamiento el Agronegocio.

La presión del Gobierno argentino, que le pidió que bajara el tono respecto de las críticas al modelo agropecuario basado en el glifosato, provocaron su renuncia como Secretario de Ciencia en el Ministerio de Defensa.

En agosto de 2010 un grupo de empresarios arroceros y políticos intentaron “lincharlo”, cuando estaba a punto de comenzar a dar una charla en el Chaco, “había concurrido a una escuela de un barrio fumigado, y no pudo hablar. Lo sorprendió la violencia de los defensores del modelo”, afirma el periodista de Página 12.

En marzo de 2011 Wikileaks reveló documentos oficiales que daban a conocer que la propia embajada de Estados Unidos lo estaba investigando y “había hecho lobby a favor de Monsanto”.

“No existe razón de Estado ni intereses económicos de las corporaciones que justifiquen el silencio cuando se trata de la salud pública. Hay que dejarlo claro, cuando se tiene un dato que solo le interesa a un círculo pequeño, se lo pueden guardar hasta tener ajustado hasta el más mínimo detalle y, luego, se lo canaliza por medios que solo llegan a ese pequeño círculo. Pero cuando uno demuestra hechos que pueden tener impacto en la salud pública, es obligación darle una difusión urgente y masiva”, expresaba el experto ingeniero.

El periodista Darío Aranda lo despide así:

“Andrés Carrasco optó por otro camino: cuestionar un modelo de corporaciones y gobiernos y decidió caminar junto a campesinos, madres fumigadas, pueblos en lucha. No había asamblea en donde no se lo nombrara. No existe papers, revista científica ni congreso académico que habilite a entrar donde él ingresó, a fuerza de compromiso con el pueblo: Andrés Carrasco ya tiene un lugar en la historia viva de los que luchan”, concluye Aranda.

Publicado originalmente en: http://www.lr21.com.uy

Anuncios